Conforme la ofensiva ucraniana se estanca, ¿hay negociaciones en el horizonte?

0
79

El fracaso de la contraofensiva ucraniana ha puesto de manifiesto todas las contradicciones del esfuerzo bélico ucraniano. El descontento cunde en el ejército y entre la población civil, al tiempo que los aliados occidentales de Ucrania empiezan a echarse para atrás y a hablar de negociaciones.

Desde finales del año pasado, las noticias han estado llenas de rumores sobre la próxima contraofensiva ucraniana. Tras sus éxitos a finales del verano y en otoño del año pasado, existía la esperanza de que las armas occidentales proporcionaran otro rápido avance al ejército ucraniano que obligara a los rusos a negociar en los términos de Ucrania.

El inicio de la ofensiva se fue retrasando y retrasando. El ejército ucraniano esperaba las armas y el entrenamiento occidentales, que tardaban en llegar. Los rusos, mientras tanto, preparaban sus defensas. Los ucranianos y sus aliados occidentales no ocultaron donde atacarían, así que al final los rusos pudieron atrincherarse y prepararse para lo que se avecinaba.

El comienzo de la ofensiva se pareció mucho a la ofensiva de invierno rusa: decenas de tanques atrapados en campos de minas, bombardeados por artillería, drones y otros misiles. La ofensiva inicial fue un desastre. Los vehículos occidentales no eran una bala de plata, capaces de atravesar una lluvia de proyectiles o un mar de minas. Las brigadas occidentales, entrenadas y equipadas, perdieron lo que The Economist describió eufemísticamente como un «número incómodo de hombres y equipos».

El ejército ruso se había adaptado bien, con drones kamikaze de 500 dólares que se utilizaban para inutilizar o volar tanques de millones de dólares. Todas las tácticas que los ucranianos utilizaron con tanta eficacia contra el ejército ruso en la primera parte de la guerra se utilizaban ahora contra los ucranianos, con algunas innovaciones adicionales.

Y a diferencia del verano pasado, las filas del ejército ruso se habían nutrido además con cientos de miles de nuevos reclutas y conscriptos. Su nivel de entrenamiento y moral no llegaría al de las tropas que perdieron en el primer periodo de la guerra, pero era claramente suficiente para resistir la ofensiva ucraniana.

Esto provocó un cambio de táctica del ejército ucraniano. Abandonaron algunos de los métodos de combate occidentales, avanzando en brigadas de infantería y blindados en masa, que muchos veían como una locura, dada la falta de superioridad aérea.

En lugar de un asalto frontal, optaron por las tácticas que se han convertido en la firma del frente del Donbás: duelos masivos de artillería, intercalados con sondeos ocasionales de la infantería. El objetivo no es tanto capturar terreno como desgastar al enemigo.

Han tenido algunos ligeros éxitos, consiguiendo alcanzar la primera línea de defensa rusa cerca de Robotyne, pero han sido mínimos y han obligado a los militares ucranianos a involucrar a todas sus fuerzas disponibles, incluida la última brigada entrenada en Occidente que quedaba sin comprometerse, la 82ª. Y las últimas noticias son que están intentando trasladar tropas del frente de Bajmut al Sur tras el consejo de los generales occidentales. Pero mover tropas de un frente a otro sólo permitirá al ejército ruso corresponder, en caso de que sienta la necesidad de hacerlo.

Hipotéticamente, si Ucrania pudiera asegurarse un suministro continuo de tropas, municiones y equipos, la táctica en la que se han embarcado podría ser capaz, durante el próximo año o dos, de desgastar las defensas rusas lo suficiente como para finalmente romperlas, pero el precio que han pagado por estos pequeños avances ya es demasiado alto.

La idea de lanzar oleadas y oleadas de soldados a través de un terreno abierto fuertemente minado y fortificado, bajo la atenta mirada de drones rusos, demuestra la insensibilidad tanto de Occidente como de los dirigentes ucranianos. No fue tanto una ofensiva como una masacre.

Esta semana se conoció la macabra noticia de que el proyectado Cementerio Nacional Memorial de Guerra ocupará 266 hectáreas de terreno, un poco más grande que el Cementerio de Arlington en Washington DC, que alberga 400.000 soldados estadounidenses muertos. En las afueras de Kiev ya hay tumbas de la Segunda Guerra Mundial en este emplazamiento, pero no deja de ser una muestra de la magnitud de las bajas que ya ha causado la guerra.

Todo el asunto, incluido el hecho de que los generales occidentales intenten ahora dirigir la guerra a través de los medios de comunicación occidentales, huele a desesperación. Los dirigentes ucranianos y sus aliados más belicistas en Occidente necesitaban algo que mostrar de esta ofensiva por la enorme cantidad de dinero y vidas que se están desperdiciando en esta guerra. Necesitaban justificar nuevas movilizaciones y más material bélico, pero no pudo ser.

Se abren grietas

En Ucrania, el fracaso de la contraofensiva ha revelado los primeros signos serios de cansancio ante la guerra. Al parecer, están surgiendo divisiones entre la oficina del Presidente y los militares sobre si continuar la ofensiva o interrumpirla y prepararse para la esperada ofensiva rusa.

El descontento con la primera fase de la ofensiva está saliendo continuamente a la luz: «He perdido mucho», explicó a The New York Times un oficial de carrera formado en Occidente, «y algunos de los nuevos están mentalmente destrozados». Menos preocupante para él que las pérdidas de material es la pérdida de soldados. Blogueros militares proucranianos, incluidos militares en activo, han criticado públicamente a sus mandos por incompetentes y por no entender la importancia de la moral.

Había pocas ganas de continuar por el camino que Occidente estaba impulsando. El ejército está siendo llevado al límite. Los comandantes más veteranos han visto sus unidades diezmadas. En la ofensiva de Jerson del año pasado, algunos sustituyeron hasta tres veces a miembros de sus unidades.

El portavoz del Presidente llegó a comentar que «éste no es un caballo al que se pueda azotar para que vaya más rápido». Cada metro que se avanza tiene su precio en sangre».

The Economist también cita al jefe de una organización de voluntarios:

«El aire se vuelve tan espeso que realmente puedes sentirlo’, dice el sr. Zamula. Todo el mundo sabe que el coste de recuperar territorio son soldados muertos. Incluso esperar el éxito de la contraofensiva se ha convertido en un acto de autodestrucción».

La población sufre graves tensiones. Los que querían alistarse voluntariamente en el ejército hace tiempo que se agotaron, y ahora los agentes de reclutamiento son temidos en todo el país.

Los que se alistan pueden esperar un entrenamiento mínimo antes de encontrarse en el frente. The Guardian entrevistó a principios de mes al propietario de una fábrica, que relató una historia:

«Conocí a un tipo que me dijo que le habían sacado de la calle y que en una semana su unidad estaba empezando a atacar un pueblo cerca de Bajmut. Y me dijo: ‘Qué carajo, es la primera vez que tomo un fusil y a la semana voy a atacar este pueblo’. Le dispararon dos veces, una en el brazo y otra en la espalda».

Se quejaba de que los trabajadores no acudían a trabajar por miedo al reclutamiento: «Hay dos categorías de personas: una ya está en el ejército y la otra tiene demasiado miedo de salir para no ser reclutada, y ningún salario les hará salir de casa».

The Guardian continúa:

«Los dirigentes políticos del país reconocieron que el proceso de movilización era difícil y quieren evitar un exceso de celo en el reclutamiento, pero afirmaron que Ucrania no tenía más remedio que continuar con el servicio militar obligatorio si quiere que el ejército haga frente a Rusia, que ha movilizado a cientos de miles de hombres desde el comienzo de la guerra.»

Las tensiones han provocado la revelación de un escándalo masivo en el reclutamiento. Zelenski despidió a todos los jefes regionales de reclutamiento después de que saliera a la luz que habían funcionado artilugios por los que un pago de entre 1.500 y 5.000 dólares te libraba del servicio militar. La más avanzada de estas prácticas consistía en que te enviaran a un hospital para que te hicieran una resonancia magnética falsa, acompañada de un certificado médico. Dado que el salario mínimo en Ucrania es de 180 dólares al mes, este recurso está descartado para la mayoría de los ucranianos.

El aumento de la movilización está poniendo de manifiesto las contradicciones de clase. Circulan vídeos con ucranianos que dicen que la paz llegaría rápidamente si empezaran a reclutar a los hijos de los ricos.

The Economist resume la situación:

«‘Sencillamente no tenemos los recursos para realizar los ataques frontales que Occidente nos implora que hagamos’, dice la fuente del Estado Mayor. Los que querían luchar se ofrecieron voluntarios hace tiempo; Ucrania está reclutando ahora sobre todo a los que no quieren. El sombrío estado de ánimo se está extendiendo a la política ucraniana. La opinión pública se muestra sombría. Han aumentado las críticas al presidente Volodimir Zelenski, y las razones del descontento son claras».

El gobierno ucraniano, que antes estaba dispuesto a llevar periodistas occidentales al frente de batalla para que informaran de los éxitos, ahora se ve obligado a prohibir la entrada a los periodistas. Está claro que la última ronda de reportajes de Forbes, Bild y New York Times no era lo que tenían en mente.

Ahora, Zelenski ha anunciado otra oleada de movilizaciones, con la esperanza de que su limpieza de las oficinas de reclutamiento dé mejores resultados, pero la situación política se deteriora, como señala el sitio web ucraniano de noticias Strana:

«Aunque no se produzcan grandes convulsiones ni desestabilización, si la guerra se prolonga, aumenta la amenaza de ‘desmoralización pasiva’ de la sociedad, lo que también puede afectar al curso de las hostilidades (por ejemplo, mediante el aumento de la evasión de la movilización).»

Limitaciones de material

A diferencia de Rusia, Ucrania depende de Occidente para sus suministros, y la voluntad de Occidente de seguir suministrando armas se está agotando, ya que los políticos tienen poco que mostrar por los miles de millones ya gastados.

Para los ucranianos, preservar la mano de obra y limitar el flujo constante de bajas es primordial, pero para Occidente, el cálculo es muy diferente. Los soldados deben ser proporcionados por Ucrania; el equipamiento y la munición, por Occidente.

Pero la capacidad de Occidente para suministrar munición al ritmo que se está consumiendo en esta guerra ha resultado insuficiente. A principios de este año, se calculaba que Estados Unidos sólo podía producir unos 100.000 proyectiles al año, pero Ucrania estaba consumiendo unos 6.000 ó 7.000 al día. La falta de proyectiles fue admitida abiertamente en EEUU para justificar el envío de municiones de racimo, prohibidas en más de 100 países. Las empresas del sector privado exigieron dádivas multimillonarias para resolver la situación, que, al final, recibieron. Mientras tanto, Estados Unidos ha pedido prestado medio millón de proyectiles a Corea del Sur, y ha mendigado y pedido prestado a varios otros aliados.

Toda la saga en torno a los F-16 revela otra debilidad importante de las defensas aéreas de Ucrania. Tras 18 meses de intensos bombardeos aéreos, las reservas occidentales de misiles tierra-aire se están agotando. Esto amenaza la capacidad de los ucranianos para defenderse de misiles de crucero, drones y aviones rusos. Hasta ahora, han conseguido negar a Rusia la superioridad aérea, pero eso se ve ahora amenazado. De ahí que la prioridad número uno en la próxima reunión con Occidente en formato Ramstein sean las defensas aéreas, según anunció el ministro de Defensa ucraniano.

Aunque una parte del suministro de equipos se hará en el futuro, Occidente tendrá que pagar inevitablemente la factura. Pero los sistemas de armamento occidentales están sobrevalorados, precisamente para garantizar superbeneficios a la industria. La factura de estas armas, que se presenta generosamente al gran público occidental, es por tanto abultada, y llega en un momento en que se avecinan importantes recortes para reducir el déficit presupuestario.

Como consecuencia, Estados Unidos habla ahora de que los ucranianos se han vuelto «reacios a las bajas», como dice el New York Times, y los generales occidentales se quejan de que prefieren gastar munición antes que enviar soldados a una muerte segura. Naturalmente, les preocupa que el siguiente paso sea que Ucrania pida a Occidente más entregas de armas, algo que a los políticos occidentales les resulta cada vez más difícil de justificar.

Sus exigencias al ejército ucraniano exponen a Occidente precisamente por cómo ha tratado a los ucranianos a lo largo de esta guerra: como carne de cañón.

El ejército ruso

Estos problemas no se limitan al lado ucraniano, pero Rusia, debido al gran tamaño de su población, ha podido limitar su exposición a las peores consecuencias. Los medios irregulares de reclutamiento que el gobierno adoptó al principio de la guerra tenían como objetivo evitar que la mayoría de la población sintiera las consecuencias de la guerra.

Rusia utilizó su ejército profesional, en el que la tolerancia a las bajas es mayor, y recurrió a mercenarios, en forma del Grupo Wagner. Recurrió en gran medida a las diversas nacionalidades empobrecidas del interior de Rusia en Asia Central, incluidos los chechenos. También reclutaron a los habitantes de Luhansk y Donetsk para llevar a cabo gran parte de los combates. Por último, los mercenarios de Wagner y, recientemente, el propio ejército, han recurrido a convictos, que son liberados al término de un contrato de seis meses.

De nuevo, las descripciones del frente ruso son similares a las del ucraniano:

«Aleksandr afirma que de los 120 hombres de su unidad, sólo quedan unos 40 con vida. Estos supervivientes están siendo fuertemente presionados por los militares rusos para que permanezcan en el campo de batalla al final de sus contratos de seis meses, según Aleksandr y los relatos proporcionados a The New York Times por otros dos reclusos rusos que luchan en el frente.

Nos envían al matadero», dijo Aleksandr en una serie de mensajes de audio desde la región de Jersón, refiriéndose a sus comandantes. No somos humanos para ellos, porque somos criminales».

Las divisiones sociales y nacionales en el ejército son una cínica estratagema para intentar que las bajas se limiten a determinados grupos de población. Ahora, Strana informa de que Rusia está llevando a cabo una campaña para añadir a las listas a los inmigrantes que han recibido recientemente la ciudadanía rusa, preparándolos para ser llamados a filas.

Strana estima que el ejército ruso en Ucrania cuenta con 500.000 efectivos, mientras que cada mes se movilizan 20.000 más. Se trata de un ritmo ligeramente inferior al de hace unos meses. Si hemos de creer las cifras, indica que el ejército ruso, al menos hasta ahora, se siente confiado en sus reservas. Se está preparando otra oleada de movilizaciones, para la que se llamará a otros cientos de miles de hombres, pero esto significará probablemente relevar a un buen número de los que ya están en el frente. Si están planeando un aumento considerable de los efectivos en el frente, aumentarán las apuestas, tanto para el propio Putin como para la guerra.

El hecho de que Putin haya podido evitar hasta ahora una verdadera movilización general explica en parte la relativa estabilidad de Rusia, en comparación con Ucrania. Putin ha hecho todo lo posible por aislar a la población de la guerra, incluidas las consecuencias económicas. Ha concedido ayudas a las pensiones y al salario mínimo frente a la inflación, y ha subvencionado hipotecas para ayudar al alicaído sector inmobiliario. A los soldados también se les están ofreciendo importantes paquetes salariales, a menudo superiores a lo que podrían haber cobrado en empleos civiles.

Este intento de apuntalar la estabilidad política también ayuda a explicar la oposición de Putin a los partidarios de la línea dura en Rusia, que han estado exigiendo una movilización total.

Las consecuencias políticas de la guerra en Occidente

Pero las consecuencias económicas de la guerra se dejan sentir en Occidente. Las diversas sanciones y el corte del suministro de gas ruso están teniendo un impacto decisivo en la inflación europea en particular. Los gobiernos han gastado decenas de miles de millones de euros para proteger a los hogares y las empresas del encarecimiento de la energía.

Pero esto se ha hecho con dinero prestado. Y con la subida de los tipos de interés ejerciendo más presión sobre las finanzas públicas, los recortes están a la orden del día.

Estados Unidos ya ha gastado 113.000 millones de dólares, y ahora Biden pide otros 24.000 millones. Pero se enfrenta a una resistencia cada vez mayor. El mes pasado, un tercio de los republicanos de la Cámara de Representantes votó a favor de prohibir a la administración el envío de más ayuda de emergencia a Ucrania.

El fracaso de la contraofensiva está minando aún más el apoyo. El copresidente del Caucus Ucraniano del Congreso, Andy Harris, declaró en una reunión con sus electores: «Lo siento, no tenemos tanto dinero». Hasta ese momento, había sido partidario de la ayuda.

«Creo que ha llegado el momento de hacer un llamamiento realista a las conversaciones de paz. Sé que el presidente Zelenskiy no quiere», dijo Harris a su público en el ayuntamiento. «Pero el Presidente Zelenskiy, sin nuestra ayuda, perdería abyectamente la guerra. Y con nuestra ayuda, no está ganando. Ahora está en un punto muerto».

Esto también se refleja en los sondeos de opinión, que a principios de agosto indicaban que el 55% se oponía a más financiación para Ucrania, cifra que aumentó al 71% entre los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes. En febrero de 2022, el 62% de los estadounidenses pensaba que Estados Unidos no había hecho lo suficiente para apoyar a Ucrania, pero esta cifra ha caído ahora al 48%.

Por supuesto, Estados Unidos no se ha quedado sin dinero en sentido absoluto, e incluso los 113.000 millones de dólares sólo constituyen una décima parte del déficit presupuestario total. Sin embargo, la cuestión no son tanto las cifras absolutas, sino que los recortes están a la orden del día, y si quieren justificar esos recortes en sanidad, seguridad social, etc., no se puede ver a los políticos dando cheques en blanco a Ucrania.

La reciente decisión de enviar F-16 ha provocado la oposición de la extrema derecha holandesa, que califica la decisión de «locura» y acusa al Gobierno de llevar al país a la guerra. El Partido Socialista Holandés (antes maoísta) también se quejó de la medida, aunque de forma totalmente cobarde. Afirmaron que primero debería haberse debatido en el Parlamento. Después de lo cual, el traslado habría recibido presumiblemente su apoyo, ¿o…? Con semejante liderazgo de la izquierda, no es de extrañar que la extrema derecha esté ganando terreno en Europa.

En Alemania, la oposición al suministro de armas ha sido asumida por la ultraderechista AfD, que a pesar de su política reaccionaria, al menos habla claro: tanto Rusia como Ucrania saldrán perdiendo de la guerra, ¡y el único ganador será Estados Unidos! Se podría añadir que los perdedores no serán tanto los oligarcas de Ucrania y Rusia como los trabajadores de ambos países, que pagarán el precio más alto. Tampoco está tan claro que el balance global para la clase dominante estadounidense vaya a ser positivo. Sin embargo, el sentimiento expresado por la AfD conecta con el estado de ánimo en Alemania, particularmente en el Este.

El partido se está montando en una ola de oposición a la participación de Alemania. El 52% de los alemanes se opone a la entrega de misiles Taurus, mientras que el 36% está a favor, según una encuesta de ARD. En Alemania del Este, el porcentaje se eleva al 70 por ciento. Los votantes de AfD fueron los que más se opusieron, con un 76 por ciento, mientras que los votantes de Los Verdes y FDP fueron los que más se mostraron a favor (68 y 56 por ciento respectivamente). Son los Verdes «pacifistas» los que se han convertido en los partidarios más entusiastas de los misiles crucero.

Los últimos sondeos de opinión dan al canciller del SPD, Olaf Scholtz, un índice de aprobación del 22%, lo que le convierte en el líder menos popular del G7. Sin duda, su reciente paquete de austeridad no ha ayudado. Desde el estallido de la guerra, mientras que los Verdes y el SPD han perdido juntos seis puntos en las encuestas, la AfD ha ganado seis puntos y ha superado así al SPD como segundo partido del país. El SPD se ha sacrificado así en el altar del imperialismo.

El fracaso de la contraofensiva agrava todos los problemas políticos a los que se enfrentan los dirigentes occidentales en su país, lo que les empuja ahora en la dirección de las negociaciones.

¿Negociar o no negociar?

No es la primera vez que se plantea la cuestión de las negociaciones. Antes de que empezara la guerra, Rusia ofreció negociar a cambio de garantías de seguridad (como descartar que Ucrania entrara nunca en la OTAN). En aquel momento, Biden insistió en que esa cuestión no era negociable. Occidente defendería el derecho de Ucrania a entrar en la OTAN. Aunque, por supuesto, Ucrania no puede entrar realmente en la OTAN.

En una entrevista especialmente sincera con Le Figaro, Nicolas Sarkozy, ex presidente francés, criticó a Occidente por haber planteado a los ucranianos la cuestión de la adhesión a la UE. Es, en el mejor de los casos, «falso»: «Estamos vendiendo promesas falaces que no se cumplirán».

Por supuesto, fue ampliamente condenado por todo tipo de hipócritas y halcones. Sin embargo, decía la verdad. La UE no puede absorber a Ucrania porque rompería toda la financiación del bloque y crearía otra corriente de migración hacia la UE, que es lo último que quieren los líderes de la UE. Claro que pueden conseguir un acuerdo de libre comercio. Quizá incluso alguna ayuda para evitar que el país se hunda por completo. Pero en realidad nadie quiere admitirlos como miembros.

Lo mismo ocurre con el ingreso en la OTAN. Ucrania no puede ingresar mientras mantenga una disputa fronteriza. No se trata sólo de una cuestión de formalidades vacías. La entrada de Ucrania sin resolver el conflicto con Rusia arrastraría abiertamente a toda la OTAN al conflicto. Esto haría surgir el espectro de una guerra nuclear, y no es lo que a Occidente le interesa en absoluto. Todo el plan de Washington era, por el contrario, dejar que los ucranianos lucharan y murieran, no Occidente.

Al defenderse contra el ala derecha del Partido Republicano, el líder Republicano del Senado, Mitch McConnell, dejó salir el gato del saco en lo que respecta a algunos de los objetivos de Estados Unidos en este conflicto:

«Como he dicho en repetidas ocasiones, el envío de capacidades letales occidentales al frente ha sido una inversión directa en la propia seguridad de Estados Unidos de varias maneras concretas.

«En primer lugar, equipar a nuestros amigos en el frente para que se defiendan es una forma mucho más barata -tanto en dólares como en vidas estadounidenses- de degradar la capacidad de Rusia para amenazar a Estados Unidos.

«En segundo lugar, la eficaz defensa ucraniana de su territorio nos está enseñando lecciones sobre cómo mejorar las defensas de los socios amenazados por China». No es de extrañar que altos funcionarios de Taiwán apoyen tanto los esfuerzos para ayudar a Ucrania a derrotar a Rusia.

«En tercer lugar, la mayor parte del dinero que se ha destinado a la ayuda a la seguridad de Ucrania no va realmente a Ucrania. Se invierte en la fabricación de material de defensa estadounidense. Financia nuevas armas y municiones para las fuerzas armadas estadounidenses para reemplazar el material más antiguo que hemos proporcionado a Ucrania.»

Así pues, Estados Unidos quiere desangrar a Rusia, aprender algunas lecciones para una posible guerra con China, gastar munición vieja y conseguir una excusa para otra carrera armamentística. Y aunque Mitch McConnell no lo diga, Estados Unidos también tiene otro objetivo bélico: obligar a Alemania a romper su dependencia económica de Rusia. En ningún momento el objetivo era verse arrastrado a la lucha en sí. Todo lo contrario.

También se ha planteado la cuestión de devolver a Ucrania a sus fronteras de 1991, o incluso a las de 2021. Pero eso ya está descartado, dado que la ofensiva ha fracasado, un resultado previsible una vez que quedó claro que el ejército ruso se había atrincherado con 200.000-300.000 soldados más que hace un año. Los suministros de armas occidentales no podían compensar la diferencia.

Pero si esta guerra hubiera sido simplemente por la «soberanía» y la «defensa del territorio ucraniano», como se afirma, y no por degradar «la capacidad de Rusia de amenazar a Estados Unidos», como dijo McConnell, entonces los combates del último año tendrían muy poco sentido. En abril del año pasado, Ucrania y Rusia habían llegado a un acuerdo provisional, según Foreign Affairs:

«Rusia se retiraría a su posición del 23 de febrero, cuando controlaba parte de la región de Donbás y toda Crimea, y a cambio, Ucrania prometería no solicitar el ingreso en la OTAN y, en su lugar, recibir garantías de seguridad de una serie de países».

Esto habría devuelto Jersón y posiblemente incluso Mariúpol a Ucrania. Pero la guerra nunca fue por eso. Boris Johnson, en nombre de Biden sin duda, se apresuró a echar por tierra el acuerdo, prometiendo un apoyo masivo de Occidente a Ucrania. Está claro que, en aquel momento, Estados Unidos y sus perros falderos británicos aún no estaban preparados para poner fin a la lucha.

Tras la pérdida de entre 50.000 y 100.000 vidas más, ahora están presionando a los ucranianos para que lleguen a un acuerdo, en condiciones mucho peores. Ahora corren rumores de que Zelenski está intentando convocar elecciones, con el fin de otorgarse un mandato para firmar un acuerdo con los rusos, antes de que sus índices de popularidad se desplomen.

Incluso el Jefe de Estado Mayor del Secretario General de la OTAN ha sugerido que Ucrania ceda territorio a cambio de entrar en la OTAN. Naturalmente, esto provocó una airada respuesta de Kiev, y el funcionario tuvo que disculparse. Pero revela lo que Occidente está considerando en privado.

Queda por ver si los rusos estarán dispuestos a sentarse a la mesa de negociaciones en este momento. Sin duda, dependerá de las condiciones que se ofrezcan. El ejército ruso está empezando a hacer preparativos bastante ruidosos para una ofensiva propia. Esto puede ser una moneda de cambio útil. La dinámica de la situación es tal que Rusia está mucho mejor situada para jugar a largo plazo.

Los ucranianos de a pie han tenido que pagar un precio muy alto por esta guerra, y seguirán pagándolo durante décadas. Su ira se dirigirá contra los oligarcas y políticos ucranianos responsables de permitir que su país se convirtiera en escenario de un conflicto interimperialista.

No es de extrañar que el gobierno ucraniano se queje de la falta de suministros de armas occidentales. Aunque en cierto modo se sienten justificadamente agraviados por no haber recibido todas las armas prometidas, también necesitan culpar a alguien. Los líderes occidentales, en particular Estados Unidos, pueden observar las consecuencias desde una distancia segura, un lujo que Zelenski no puede permitirse.

Occidente, a su vez, se está preparando para culpar a los ucranianos. Como se ha señalado, ya les han criticado por no estar suficientemente dispuestos a lanzarse al fuego de la artillería rusa. Sin duda, Occidente dirá que eran demasiado corruptos; demasiado poco realistas, etc. Tirarán barro y verán qué se pega para preparar a la opinión pública para una retirada.

Mientras mantienen una pretensión cada vez más tibia de respaldar a Ucrania hasta la victoria, está claro que Occidente piensa que se acerca el momento de negociar. ¿Cuáles serían los términos que saldrían de esa negociación? Rusia pedirá ahora condiciones más estrictas que antes. Pero incluso si los ucranianos consiguen volver al statu quo anterior a la guerra, lo que parece muy optimista, ahora sería con el añadido de cientos de miles de millones de deuda, la pérdida de decenas de miles de hogares, la pérdida de industrias, de infraestructuras y de decenas de miles de vidas. Ucrania ya era uno de los países más pobres de Europa, devastado por la restauración del capitalismo en la década de 1990. Esta guerra ha traído otro desastre más sobre la población.

Los términos de cualquier acuerdo supondrán, sin duda, otra abultada factura para los trabajadores de Rusia, Ucrania y Occidente, sin resolver ninguna de las cuestiones que condujeron a la guerra.

Los trabajadores de Occidente pagarán la factura de las armas enviadas a Ucrania durante la guerra, parte de la reconstrucción y una nueva carrera armamentística. Si Occidente se sale con la suya, el resto de los activos estatales de Ucrania serán saqueados y el gobierno cargará con una deuda que tardará generaciones en pagar. Y, por supuesto, en Rusia, una vez que se asiente la polvareda, el ejército necesitará reponer sus arsenales para prepararse para luchar en otra guerra, y desarrollar nuevas generaciones de armas en la carrera armamentística. En otras palabras, cualquier paz no se parecerá en absoluto a la paz, sino simplemente a los preparativos para más enfrentamientos.

Lejos de ser una batalla por la «soberanía» o «contra la agresión rusa», esta guerra es una guerra por poderes entre Occidente y Rusia. Es el resultado de las crecientes contradicciones entre las potencias imperialistas. Al igual que el proteccionismo y las sanciones, esta guerra es simplemente un reflejo de la lucha entre ellas. Es otra guerra sin sentido librada para defender los intereses de los bancos y las multinacionales, en la que los trabajadores y los pobres pagan el precio.

Con resultados trágicos y previsibles, el capitalismo y su compañero el imperialismo quedan una vez más expuestos en su desnuda brutalidad. El cinismo absoluto de los dirigentes de las naciones imperialistas ha quedado a la vista de todos. Pero esto no nos lleva a la desesperación por el estado del mundo, sino que refuerza nuestra determinación de acabar con la miseria de este sistema moribundo.