¡Compañeras y compañeros de Argentina en la Universidad Marxista 2020!

0
249

¡Ideas para cambiar al mundo!

Compañeras y compañeros de los 5 continentes nos dimos cita en la Universidad Marxista Internacional 2020 de la Corriente Marxista Internacional convirtiendo a esta escuela de formación de cuadros en un éxito rotundo. Desde nuestro país, camaradas de la Corriente Socialista Militante, sección argentina de la CMI, estuvimos participando activamente desde el 25 al 28 de julio.

Esta escuela mundial ha reflejado el creciente interés por la búsqueda de una salida revolucionaria a la profunda crisis capitalista que estamos atravesando, donde pandemia y crisis económica avanzan entrelazadas. Una participación de casi 6.500 personas de más de 115 países da cuenta de esto.

El hilo conductor que atravesó la escuela estuvo determinado por una lucha sin cuartel contra el reformismo en todas sus expresiones: política, económica o filosófica. Y sobre todo, por la reivindicación de las herramientas teóricas del marxismo para transformar la realidad.

La escuela fue un tremendo testimonio de la fuerza de las ideas y la voluntad de miles de jóvenes, trabajadoras y trabajadores de construir de manera colectiva el Partido Mundial de la Revolución Socialista que ponga fin a la barbarie capitalista.

Son las ideas y no los aparatos, por muy grandes e importantes que aparenten ser, las que cuentan verdaderamente en la lucha revolucionaria. Para los marxistas, el partido es primero y principalmente un programa, métodos, ideas y tradiciones.

¡Trabajadores y jóvenes del mundo: únanse!

Este fue el mayor evento marxista internacional de los últimos años. Contamos con 17 sesiones y traducción simultánea a 13 idiomas. Aparte de la construcción de una organización sana, sin verticalismo, ni personalismos, basada en los principios del centralismo democrático discutimos una gran cantidad de temas que hacen a la coyuntura actual.

Perspectivas mundiales, crisis del reformismo, economía, anarquismo, materialismo histórico, marxismo y ciencia moderna, política de identidad, la cuestión climática y ambiental, la historia de la Corriente Marxista Internacional, poscolonialismo, religión, teoría queer, sectarismo, pacifismo, filosofía marxista y la construcción del partido revolucionario fueron los debates donde miles y miles pudimos participar en la tarea de defender las ideas marxistas contra todas las formas de calumnia, reacción y revisionismo por parte de reformistas y ultraizquierdistas.

Los reformistas se oponen a una ruptura con el capitalismo y quieren resolver los problemas de la clase trabajadora mediante la introducción de una serie de reformas dentro del mismo capitalismo. Pero, al igual que el reformista, el ultraizquierdista opone a la realidad un esquema prefabricado y hostil a la dialéctica.

Una de las cosas que nos diferencian de los reformistas y los ultraizquierdistas, es que para un marxista la política revolucionaria no radica en proposiciones generales o abstractas.

Para nosotros, esta escuela es una oportunidad para armar a los jóvenes y los trabajadores con el arsenal teórico y organizativo del socialismo científico, con los métodos y las tradiciones forjadas al calor de la lucha del movimiento vivo de las masas.

Nos basamos en la sólida roca de la teoría marxista, única teoría política forjada desde el punto de vista de los explotados, sin ceder terreno a las ideas pequeñoburguesas como la política de identidad o la posmodernidad.

La Corriente Socialista Militante en la Universidad Marxista

Desde Argentina las compañeras y compañeros de la Corriente Socialista Militante (CMI-Argentina) seguimos atentamente cada jornada participando activamente del debate e intervenimos en el punto “Colaboración de clases, adaptación y crisis del reformismo” que contó con una introducción del compañero Niklas Albin Svensson de la CMI de Gran Bretaña analizando fenómenos como el de Corbyn, en Gran Bretaña, Syriza, en Grecia, y Sanders, en Estados Unidos.

A la vez que explicó que la izquierda reformista está en crisis al mismo tiempo que el capitalismo está en crisis. Esto parece contradictorio, pero hay una conexión. En una crisis como la actual, el capitalismo no puede dar reformas. ¿Y qué es el reformismo sin reformas?

Luego varios camaradas contribuyeron al debate aportando experiencias desde Suecia, Italia, Colombia y Alemania.

En nuestra intervención desde Argentina planteamos que hemos entrado en una nueva era de revolución y contrarrevolución producto del agravamiento de la crisis económica del capitalismo que ya venía desde 2008. Y que en este sentido nuestro país expresaba las particularidades locales de esta crisis y que toda su política se desarrolla en este marco.

Luego de señalar los 4 años de saqueo y ataques sistemáticos por parte del nefasto gobierno de Macri, dimos cuenta de la actual situación donde despidos, recortes, rebajas salariales, suspensión de paritarias, y aumento de la pobreza son una realidad palpable para la clase trabajadora argentina.

Agregando que la crisis del reformismo en Argentina se expresa en que, más allá de sus intenciones, no pude dar una respuesta que no sea el ajuste o una economía de subsistencia.

Independientemente de quién gobierne o qué medidas tome, independientemente de si es un gobierno liberal o reformista nacional o popular, existe la misma realidad: el capitalismo está en crisis y solo puede imponer retrocesos en nuestras condiciones de vida. “No decimos, como los ultraizquierdistas, que todos los gobiernos son iguales, sino que todos sucumben a la misma lógica del capitalismo, porque no tienen otra alternativa que ofrecer”, dijo el camarada García, de nuestra corriente.

Esta reflexión a su vez nos llevó al debate con la izquierda en Argentina ya que el peronismo, como un movimiento con una dirección burguesa, pero con una base obrera y popular, mantiene una tutela política e ideológica sobre los trabajadores.

Por lo tanto, la pregunta es cómo ayudamos a la ruptura con el policlasismo a enormes sectores de masas que aún ven al peronismo como una alternativa válida. Ya que el nacionalismo burgués va a ser superado a condición de que exista un poderoso partido revolucionario de masas.

En este punto surgió el debate acerca del Frente Único, que se resume en la consigna “golpear juntos, marchar separados” como una manera de demostrar el papel de las direcciones reformistas. La independencia de clase no debe ser confundida con la independencia política en relación a las masas.

Finalmente, planteamos que la dirigencia del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) han diluido el programa revolucionario, incluso el propio programa del FIT votado en 2011, lo que se expresa en una combinación de sectarismo, parlamentarismo y economicismo quitándole jerarquía a la construcción de un partido revolucionario.

Cerramos nuestra intervención planteando la necesidad dentro de la izquierda de un debate fraterno sobre estas cuestiones ya que la necesidad de un partido revolucionario está implícita en la necesidad de este para vencer.

Pandemia y crisis económica avanzan de la mano. Necesitamos una izquierda que se construya bajo la sólida roca de la teoría marxista. Una dirección revolucionaria que pueda hacer avanzar a la clase trabajadora hacia la toma del poder, derrocando políticamente a la burguesía, liquidando su Estado, avanzando en la construcción de un Gobierno de Trabajadores y un Estado Obrero.

No hay tiempo que perder, preparemos el futuro cerró el camarada Lautaro.

¡Siguiendo la Universidad desde Argentina! ¡El futuro pertenece a los marxistas!

Sin duda la Universidad Marxista Internacional se convirtió en un punto de referencia para miles y miles de revolucionarias y revolucionarios del mundo entero. Desde Argentina, contamos con la participación de camaradas, contactos y simpatizantes de la CMI.

Compartimos a continuación el punto de vista, las conclusiones y la valoración de la escuela de cuadros de un grupo de compañeras y compañeros de Argentina.

Ana – Rosario

“Para que la gente pueda vivir, el capitalismo debe morir” Alan Woods (primer día de sesión “2020 un mundo en llamas”).

 La Universidad Marxista Internacional ha sido un evento inspirador no sólo por la cantidad de asistentes o por la calidad de las exposiciones, sino principalmente porque reafirma la potencia del marxismo para interpretar la realidad y poder transformarla. Es por ello, que podemos mirar hacia adelante con optimismo sobre la época revolucionaria en la que hemos entrado, y con la determinación de cumplir la tarea de la revolución socialista en nuestras vidas.

Ariele – Rosario

La Universidad Marxista Internacional ha sido sin duda un gran éxito porque ha logrado agrupar literalmente a miles de personas en torno a las ideas del marxismo revolucionario, ha logrado sentar las bases teóricas y prácticas para la construcción de una organización internacional verdaderamente revolucionaria, en la que se puedan discutir las ideas de manera fraternal y democrática y en la que haya espacio para que cada persona exprese sus dudas y pensamientos sobre la situación política actual. Ciertamente el momento actual, que es un momento de profunda crisis del sistema capitalista, hace que más personas busquen ideas revolucionarias, y la situación política actual se ha reflejado en la participación en la universidad marxista, ya que había más de 6000 mil inscriptos.

Esta universidad marca un punto de inflexión en el CMI, hay un antes y un después de la universidad, y ciertamente este espacio que se dejó después de la universidad está siendo llenado por personas que están dispuestas a formar parte del movimiento revolucionario, personas que están dispuestas a formarse como cuadros y a dirigir la lucha revolucionaria. Fue alentador ver tantas exposiciones, ver a tantos camaradas formados y poder aclarar las ideas sobre cómo luchar contra el reformismo, cómo luchar contra las ideas postmodernas e interseccionales y cómo hacer frente al sectarismo dentro de los movimientos de izquierda.

Dejo esta universidad marxista orgullosa de formar parte de una organización tan comprometida con la formación y con una capacidad tan grande de crecer y expandirse a todos los rincones del mundo y ahora lo que queda es la claridad de ideas para luchar por una nueva sociedad, para construir realmente una alternativa revolucionaria para la juventud y la clase obrera en Argentina y en el mundo.

Alma – Buenos Aires

La escuela ha logrado encontrar un espacio histórico dentro de la actual crisis mundial, como lo es la crisis capitalista agravada por la pandemia, para convocar y reunir a miles y miles de compañeras y compañeros alrededor del mundo que se encuentran preocupados y motivados para transformar esta realidad.

La serie de debates y sesiones abrieron un sinfín de tópicos, así como mostraron realidades que no son más que la clara evidencia que el actual sistema esta caduco, es inviable y por mas esfuerzos que lleven adelante las burguesías internacionales para seguirlo sosteniendo la realidad concreta es que cada día somos mas los excluidos, los marginados, los condenados al ajuste y la precarización. Como decía Lenin el capitalismo es horror sin fin.

Hoy mas que nunca las trabajadoras y los trabajadores del mundo necesitamos agitar, educar y organizarnos en torno a las ideas revolucionarias, para que juntos construyamos la herramienta necesaria de cara a este sistema que propone solo muerte y destrucción.

Hoy somos mas de 6.000 mañana seremos millones.