Chávez en Copenhague: necesitamos una revolución mundial

0
89

En un acto público organizado por diversos sindicatos, organizaciones políticas y  campañas de solidaridad (incluyendo Manos Fuera de Venezuela), más de 3.000 personas en Copenhague escucharon al Presidente Hugo Chávez señalar correctamente  que una revolución socialista es la única solución a los problemas de la humanidad.

En un acto público organizado por diversos sindicatos, organizaciones políticas y  campañas de solidaridad (incluyendo Manos Fuera de Venezuela), más de 3.000 personas en Copenhague escucharon al Presidente Hugo Chávez señalar correctamente  que una revolución socialista es la única solución a los problemas de la humanidad.

Chávez insistió en la necesidad de una revolución en el mundo y repitió su propuesta para formar una Quinta Internacional como un instrumento para ello. Dijo que Karl Marx había comenzado la Primera Internacional, Engels y Rosa Luxemburgo participaron en la Segunda Internacional, Lenin tomó la iniciativa para formar la Tercera Internacional y Trotsky configuró la Cuarta Internacional. Ninguna de estas organizaciones existe ya, pero Chávez dijo que una Quinta Internacional ayudaría al proceso de la revolución de todo el mundo.

En la reunión, el Presidente Evo Morales de Bolivia también dio un discurso condenando el capitalismo. Hubo otros oradores, incluido el Vicepresidente cubano, Esteban Lazo y el Ministro de Asuntos Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos.

Chávez comenzó su discurso condenando la represión en las calles de Copenhague durante la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas. Al mencionar la Cumbre sobre el Clima, dijo: "algunos no desean discutir las causas de los cambios climáticos. Les diré la causa: capitalismo. El capitalismo es el peor enemigo – para la vida y para el clima".

Una delegación de Manos Fuera de Venezuela se reunió con Chávez poco antes de su discurso y le entregó el Presidente dos cartas de los trabajadores de Gotcha y de la fábrica Vivex, en Venezuela. Expresamos nuestra solidaridad con el Presidente y la idea de una Quinta Internacional.

En su discurso, Chávez subrayó el punto de que la revolución venezolana es sólo el comienzo de la revolución mundial, y que la revolución venezolana no está completa aún; la tarea de construir el socialismo en Venezuela está todavía por delante. Dijo que él está seguro de que los sucesos revolucionarios de Venezuela y de otros países de América Latina se repetirán en los países del Norte, en Europa y en los Estados Unidos.  

La audiencia – activistas de izquierda, jóvenes y sindicalistas – interrumpió el discurso varias veces con aplausos y cánticos como "el pueblo unido, jamás será vencido." Los mayores aplausos se produjeron cuando Chávez habló de Fidel Castro y de la lucha contra el imperialismo de EEUU y del socialismo, siendo la única forma de poner fin a la miseria mundial y asegurar un futuro para la humanidad.

En su discurso, Chávez agradeció expresamente a Manos Fuera de Venezuela y los demás grupos por haber organizado este acto. Subrayó el hecho de que todo cambio desde abajo proviene de la organización y la educación política de las masas.

Los activistas de Manos Fuera de Venezuela intervinieron en el acto con un puesto de venta de nuestros materiales: remeras, libros y otros materiales, y distribuyendo folletos.