Carta abierta a la sección de trabajadores de la OIT

0
147

Nosotros, los jefes abajo firmantes del sindicato nacional de trabajadores de Venezuela (UNT), hacemos pública esta apelación a los sindicatos alrededor del mundo que están representados en la sección de trabajadores de la Organización Internacionaldel Trabajo (OIT), así como a todas nuestras hermanas y hermanos que están liderando las batallas sindicales en defensa de los derechos del trabajador.

Llamado a la solidaridad internacional de los coordinadores de la UNT – Venezuela

Nosotros, los jefes abajo firmantes del sindicato nacional de trabajadores de Venezuela (UNT), hacemos pública esta apelación a los sindicatos alrededor del mundo que están representados en la sección de trabajadores de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como a todas nuestras hermanas y hermanos que están liderando las batallas sindicales en defensa de los derechos del trabajador.

Queridas Hermanas y Hermanos:

Nosotros en Venezuela hemos sido parte del esfuerzo realizado por la clase obrera de crear una federación sindical construida de pies a cabeza por las bases y que esté arraigada en los principios de la independencia de clase, la democracia sindical y la autonomía plena en relación con el Estado y todos partidos políticos. Este esfuerzo -que en abril 2003 llevó a que sindicalistas de diferentes sectores y corrientes sindicales crearan la UNT- es parte integrante de la lucha de nuestro pueblo en la defensa de su soberanía nacional.

Hoy, la UNT representa a la mayoría de los trabajadores organizados de Venezuela. Su creación en 2003 ha dado un incentivo inmenso al emprendimiento de organizar sindicatos por todo nuestro país. La tasa de afiliación sindical ha aumentado de 11 % en 2001 a 23 % en 2004. La UNT ha estado también presente en las últimas dos conferencias internacionales de trabajadores de la OIT en Junio de 2003 y Junio de 2004.

Pero estos años recientes también han visto que FEDECAMARAS, la patronal venezolana, una fuerzas con la confederación de trabajadores venezolanos (CTV) para presentar una queja al comité de libertad de asociación de la OIT alegando que el gobierno venezolano ha infringido las libertad sindical y el derecho de huelga.

La queja conjunta por FEDECAMARAS y el CTV es muy anormal, cuando son en general los sindicatos los que presentan quejas a la OIT contra los empleadores y pidiendo el soporte del sector obrero en contra de todas infracciones de los derechos sindicales, incluyendo el derecho a Huelga. Tampoco tiene precedentes por la convergencia de los intereses entre FEDECAMARAS y la CTV.

Tal queja puede ser comprendida solamente en el contexto de la situación de polarización política en que vive Venezuela, en que FEDECAMARAS y las directivas superiores de la CTV participaron en el intento de golpe militar de abril 2002 directamente, con los partidos políticos de oposición y con el estímulo de la Embajada de los EE.UU. El golpe de estado -que estableció un gobierno dirigido por el entonces presidente de FEDECAMARAS, Pedro Carmona- fue frustrado después de sólo dos días por las movilizaciones masivas de los trabajadores y el pueblo venezolanos.

Después, en diciembre 2002 y enero 2003, FEDECAMARAS -junto a los mismos jefes de la CTV- organizó un cierre patronal de naturaleza política con el que trató de hacer caer el gobierno a través del sabotaje del principal origen de ganancias del país: la industria petrolera. Tanto en el intento de golpe de estado como en el cierre patronal, los dirigentes de la CTV tomaron decisiones en contra de la mayoría abrumadora de los trabajadores de Venezuela.

En ningún momento, a decir verdad, los trabajadores fueron consultados por los dirigentes de la CTV sobre el paro en la industria petrolera. Más al contrario, aprendiendo la lección por esta acción de la dirección de la CTV, los trabajadores se movilizaron masivamente para habitar las plataformas petroleras y las refinerías para asegurar la reanudación de la producción de petróleo.

Estos hechos innegables fueron informados en detalle por 35 jefes de la UNT a la misión de contacto de la OIT que viajó a Venezuela en octubre de 2004.

No es nuevo, ni inesperado, que los empleadores deben recurrir a los cierres patronales contra los trabajadores para promocionar sus intereses. Muchos de ustedes han presenciado indudablemente cierres patronales en sus respectivos países. Es menos frecuente que los empleadores recurran a los golpes militares, pero, sin duda tales acciones también tienen precedentes. ¿Pero no es un insulto a nuestra inteligencia de tratar de hacernos creer que los cierres patronales de los empresarios y los golpes militares puedan estar destinados de algún modo a defender la democracia y los derechos sindicales? ¿Piensan que somos tontos que no pueden ver más allá de su hipocresía?

En junio de 2004, FEDECAMARAS -con el soporte completo de la organización internacional de empleadores (OIE) y representantes de las organizaciones patronales de 22 países, incluyendo los Estados Unidos, todas ellas conocidas para sus actividades antisindicales- invocó el articulo 26 de la Constitución de la OIT y propuso que una comisión investigadora fuera creada para encargarse de las supuestas infracciones a la libertad sindical en Venezuela.

En la reunión del 8 al 24 de marzo de 2005 del cuerpo directivo de la OIT está programado tomar un voto sobre la petición de FEDECAMARAS. Es digno de notar que mientras esta queja infundada en contra del gobierno venezolano se mueve a través del sistema de la OIT, el gobierno de Colombia no ha sido sujeto a ninguna sanción o presión por parte de la OIT -incluso cuando la OIT misma hizo constar que en ese país 186 sindicalistas habían sido asesinados por su actividad sindical hasta principios del 2004, un número que ahora supera la marca de los 200.

Queridas Hermanas y Hermanos:

El gobierno venezolano hoy tiene amplio apoyo popular para promover su programa de reforma agraria y, con el objetivo de garantizar los trabajos y los sueldos, hacerse cargo de las fábricas abandonadas o llevadas a la quiebra por sus propietarios. Incluso en este mismo momento, se están creando las condiciones para crear un conflicto diplomático entre Venezuela y Colombia. Más ominoso todavía, los EE.UU. del Presidente George W. Bush y la secretaria de estado Condoleezza Rice han hecho públicas las advertencias en contra del supuestamente "Negativo" y "Desestabilizar" papel de Venezuela en la región.

Alguien familiarizado con las políticas internacionales implementadas recientemente por la Administración Bush puede comprender perfectamente que éstas no son sólo palabras; son una amenaza directa para Venezuela. Bush y Rice invocan el concepto de la "Democracia" -pero si uno mira lo que está ocurriendo en Irak hoy, uno puede ver lo que ellos entienden por "La democracia."

¿Es posible no ver una relación entre estos desarrollos políticos y la postura tomada por FEDECAMARAS en la OIT?

Al margen de las opiniones personales sobre el gobierno venezolano y sus políticas, es un hecho que es un gobierno que recibió el apoyo de más de 60 % de las personas en el referéndum revocatorio del 15 de agosto de 2004, propinando un golpe al esfuerzo de FEDECAMARAS y los máximos funcionarios de la CTV por destituir el gobierno de Chávez. Los resultados electorales fueron ratificados, a decir verdad, por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Centro Carter, dos organismos que no pueden ser acusados de albergar ninguna simpatía hacia el gobierno venezolano.

Es también un hecho innegable de que los seguidores del actual gobierno venezolano obtuvieron el apoyo abrumador del pueblo en las elecciones regionales y estatales que se celebraron en octubre de 2004.

Nuestro punto de vista desde la UNT es que la democracia genuina significa que el pueblo pueda decidir su propio destino. Y deseamos reiterar esta idea: el derecho de Venezuela a la autodeterminación debe ser respetado y defendido independientemente de lo que uno pueda pensar sobre el actual gobierno de Venezuela. No es menester del Gobierno de los EE.UU decidir en lugar del pueblo venezolano qué es "Positivo" o "Negativo" para Venezuela.

Es totalmente comprensible que los representantes de los empleadores en la OIT constituyan un frente común con FEDECAMARAS a favor de esta queja. Igualmente, no sería sorprendente que gobiernos, particularmente el de Bush en los Estados Unidos, hagan lo mismo. Pero de ninguna manera los representantes de las organizaciones obreras en la OIT pueden respaldar este ataque sobre nuestra soberanía y nuestras organizaciones sindicales independientes.

¿No es obvio que admitir la comisión investigadora como exige FEDECAMARAS sería equivalente a pisotear nuestras libertades sindicales y la misma soberanía de nuestro país? Solamente nosotros, los trabajadores de Venezuela, podemos y debemos determinar qué clase de organizaciones sindical construimos, en el marco de los principios de la libertad sindical.

Hacemos pública esta apelación urgente a todas organizaciones sindicales de todo el mundo. Llamamos a todas a rechazar la propuesta de FEDECAMARAS y sus asociados para sancionar a Venezuela y crear una comisión de investigación. Tal acción no es procedente, ni corresponde a la verdadera situación de libertad sindical en Venezuela, que es un país que ha ratificado las convenciones de la OIT del 87 y el 98.

Por nuestra parte, como dirigentes sindicales que están entregados a las bases, no tenemos nada que esconder. Es por eso qué adjuntamos a esta carta abierta un informe que responde a los cargos específicos contenidos en la queja presentada por FEDECAMARAS y el CTV.

Invitamos a los sindicatos de todo el mundo a que vengan a Venezuela para ver la realidad de nuestro país por ustedes mismos, donde incluso el CTV -que participó directamente en el intento de golpe de estado de abril 2002 y el cierre patronal de diciembre 2002 a enero 2003-, disfruta de plenas libertades sindicales.

También invitamos a representantes del movimiento sindical internacional a que asistan al próximo congreso nacional de la UNT. Esto permitirá que ustedes observen la verdadera situación de nuestros sindicatos en Venezuela de primera mano de los propios trabajadores.

Para concluir, llamamos sobre todas organizaciones sindicales y a los miembros de la OIT a rechazar la provocación de FEDECAMARAS y sus aliados encaminada a crear una comisión investigadora para Venezuela. Hacemos un llamamiento a que añadan sus nombres al grupo de los trabajadores de la OIT que apoyan esta carta abierta.

– ¡En la defensa de la soberanía del pueblo venezolano!

– ¡En la defensa de las verdaderas libertades sindicales!

En solidaridad,

Firmado por los siguientes coordinadores nacionales de la UNT:

Orlando Chirino, Marcela Máspero, Stalin Pérez Borges y Rubén Linares.

Martes, 22 de febrero de 2005