Brasil: Vencimos a la derecha, ahora hay que atender las demandas de los trabajadores

0
114

Los trabajadores votaron al Partido de los Trabajadores (PT) y a Dilma Roussef, contra la derecha reaccionaria. No siempre es verdad que el pueblo no tiene memoria. Los trabajadores se acuerdan bien de los 8 años del gobierno de Cardozo. Saben que un gobierno de estos señores, es el gobierno del desempleo, de las privatizaciones y, principalmente, de la represión contra sus organizaciones.

Los trabajadores votaron al Partido de los Trabajadores (PT) y a Dilma Roussef, contra la derecha reaccionaria. No siempre es verdad que el pueblo no tiene memoria. Los trabajadores se acuerdan bien de los 8 años del gobierno de Cardozo. Saben que un gobierno de estos señores, es el gobierno del desempleo, de las privatizaciones y, principalmente, de la represión contra sus organizaciones.

Dilma consiguió el 55,06% de los votos, mientras que Serra obtuvo el 43,95%. El PT ganó la presidencia del país, pero ahora es preciso avanzar, romper con las alianzas que el PT firmó con los partidos de la burguesía, de los grandes empresarios, y avanzar en un gobierno solo del PT que atienda las demandas de los trabajadores. Dando salud y educación pública para todos, una jubilación digna, la reestatización de las empresas privatizadas, por un gobierno socialista y de los trabajadores.

Romper con la burguesía y hacer un gobierno de los trabajadores

La alianza con los partidos de la derecha, incluido el más grande, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), fue lo que hizo que el PT no ganara en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

El PT tuvo que lavar su programa, para llevar como candidato a vicepresidente a Michel Temer,  del PMDB. 

La burguesía se alía al PT porque quiere frenar el avance de los trabajadores. La dirección del PT y Lula creen que es preciso tener cerca de esta gente para gobernar.  Pero ninguna medida a favor de los trabajadores fue apoyada por estos aliados. Esta alianza solo aprueba aquellas medidas que no meten la mano en los negocios de la burguesía.

Es preciso estar atento, pues el gobierno de Dilma va tener una gran presión de los partidos burgueses. Ellos van presionar a Dilma para que apruebe medidas en su favor y en contra de los trabajadores. Los trabajadores deben estar en la calle, para luchar por echar a la burguesía del gobierno de coalición con el PT.