Brasil: Comunicado de prensa de Rafael Prata, asesor de comunicación de Flasko – empresa bajo control obrero

0
104

Unos 150 efectivos de la Policía Federal invadieron la fábrica Cipla, en Joinville/SC el 31 de Mayo y expulsaron a los trabajadores. Con órdenes judiciales y órdenes de prisión contra los dirigentes de la fábrica que está bajo control obrero, la decisión es pasar la administración a un interventor controlado de los antiguos patrones, los hermanos Anselmo y Luís Batschauer, que tienen que responder por numerosos crímenes civiles, tributarios y contra los trabajadores, debido a las deudas acumuladas yas y la corrupción.

Solidaridad internacional: La policía invade fábrica tomada

Unos 150 efectivos de la Policía Federal invadieron la fábrica Cipla, en Joinville/SC el 31 de Mayo y expulsaron a los trabajadores. Con órdenes judiciales y órdenes de prisión contra los dirigentes de la fábrica que está bajo control obrero, la decisión es pasar la administración a un interventor controlado de los antiguos patrones, los hermanos Anselmo y Luís Batschauer, que tienen que responder por numerosos crímines civiles, tributarios y contra los trabajadores, debido a las deudas acumuladas y la corrupción.

Hasta el momento, el interventor nombrado por el juez ha despedido a 50 trabajadores, empezando por todos los miembros del Consejo de Fábrica elegidos en asamblea. Además de eso, la Policía Federal confiscço todos los bienes que se encontraban en la empresa, incluyendo los de uso personal de los trabajadores. También cancelaron los teléfonos móbiles y los correos electrónicos de la empresa, en un intento de impedir y controlar las comunicaciones.

Inmediatamente se inició una campaña nacional e internacional de resoluciones y en este momento se están realizando dos asambleas públicas. Una frente a las puertas de Cipla, con trabajadores de la empresa que se niegan a aceptar la intervención y con apoyo de representantes de todo el país. La otra en la fábrica ocupada Flasko (Sumaré/SP) que ahora mismo no se encuentra tomada por la PF, a pesar de pertenecer al mismo grupo económico.

Entienda el caso

Hace casi cinco años, los trabajadores de Cipla e Interfibra (de Joinville/SC) y de Flaskó (Sumaré/SP) ocuparon las empresas y las pusieron a funcionar, en respuesta a las amenazas de cierre de las fábricas y al impago de salarios y beneficios atrasados. De esta manera, los trabajadores mantuvieron los puestos de trabajo, la producción y los salarios, al mismo tiempo que organizaban una campaña nacional e internacional de solidaridad. La responsabilidad del gobierno Lula es aceptar el dictámen técnico del BNDES/BADESC que reconoce la viablidad de las empresas, transformando el pasivo en activo, mediante la intervención por parte de los entes públicos. El documento de esta manera justifica la reivindicación de los trabajadores de nacionalización de las empresas, al igual que ocurre en Venezuela y Bolivia.

Al fin y al cabo, cerca del 80% de la deuda millonaria que pesa sobre las empresas es con el erario público y con la seguridad social de los trabajadores, como nel FGTS y el INSS, recogidos pero no pagados. Esos valores nunca fueron cobrados a los antiguos dueños, pero ahora que las fábricas fueron recuperadas por los trabajadores, se les amenaza para quebrar su determinación de mantener los puestos de trabajo y el sustento de sus familias.

Subasta de bienes, máquinaria y equipos, acciones de confiscación de facturación y amenazas de prisión para los dirigentes se conviertieron en una rutina, a pesar de las mobilizaciones y la presion al gobierno federal y de los acuerdos alcanzados con los organismos públicos. Mientras tanto, una decisión judicial favorable a una acción del INSS (Seguridad Social), ejecutada el 31 de Mayo por un fuerte aparato policial, amenaza con transferir la administración a un interventor bajo el control de los hermanos Batschauer, lo mismo que ya ocurrió en otra fábrica del grupo, Profiplast (SC) – cuyos trabajadores sufren cuatro meses de atraso en sus salarios y el impago de sus prestaciones.

Los trabajadores no aceptan esta intervención y resisten frente a la empresa, dispuestos a luchar hasta el final por la defensa de los 1200 puestos de trabajo.

Proponemos que envíen el siguiente modelo de texto a las autoridades para exigirles que den marcha atrás en las medidas represivas, y una copia a los trabajadores para que tengan conocimiento de su apoyo internacionalista:

Los abajo firmantes exigimos que se paralice inmediatamente la persecución contra los trabajadores y la comisión de la fábrica CIPLA.

Exigimos que se le ordene a la Policía Federal que desocupe la fábrica y permita, sin amenazas de presión, la entrada de la comisión de fábrica de CIPLA, posibilitando a los trabajadores reunirse en asamblea y que puedan tomar decisiones libremente.

La Policía Federal se debe emplear contra los corruptos y traficantes, no contra los trabajadores.

Firman:

Enviar a:

Juiz Federal Dr. Oziel Francisco de Sousa

FAX: (0xx47)433-9079

E-mail: SCJOIEF01@jfsc.gov.br

Ministro da Justiça Tarso Genro

gabinetemj@mj.gov.br

Presidência da República

protocolo@planalto.gov.br

Copias para:

Serge Goulart da Coordenação dos Conselhos das Fábricas Ocupadas

sergegoulart@terra.com.br