Brasil: Bolsonaro y los actos del día 7 de septiembre

Este martes 7 de septiembre de 2021, un conjunto de manifestaciones convocadas por Jair Bolsonaro y sus partidarios tuvieron lugar en varias ciudades de Brasil. Aunque significativos, utilizando claramente la estructura del gobierno, los actos fueron menores que los vistos hace cinco años en apoyo al impeachment de Dilma, demostrando un deshielo de la base política que llevó a Bolsonaro a la presidencia en 2018.  Lo que a primera vista puede parecer una demostración de fuerza es en realidad la acción desesperada de alguien que se ve cada vez más aislado y destinado a la ruina y a la cárcel tras el fin de su mandato, pase lo que pase. Sin embargo, los actos mostraron que Bolsonaro aún mantiene una base de apoyo leal a sus políticas, a pesar del visible descenso.

Estas manifestaciones tenían algunos objetivos. Una de ellas fue desviar la atención de la población de los verdaderos problemas, en particular el aumento del costo de la vida, el avance de la pobreza en todo el país, los altos niveles de desempleo y la persistencia de la pandemia por la desastrosa gestión de los gobiernos en diferentes ámbitos, profundizando la cortina de humo que denunciamos en el editorial de la última edición del periódico Tiempo de Revolución. Pero la cortina de humo también pretende desviar la atención del cerco judicial que se está produciendo en torno a la familia Bolsonaro. Los actos convocados por la izquierda no han logrado contrarrestar los de apoyo a Bolsonaro, debido al papel traicionero de las cúpulas, incapaces de movilizar contra el gobierno el descontento de la inmensa mayoría de la población.

También estaba en juego dar cohesión política a la base social que aún mantiene el apoyo a Bolsonaro. A pesar del malestar en las redes sociales, Bolsonaro necesitaba organizar a sus seguidores en torno a un programa y un objetivo. Los actos permitieron, por un lado, identificar un enemigo común a combatir, que, en este caso, son los ministros del supremo tribunal federal, particularmente Luís Roberto Barroso y Alexandre de Moraes. «O este ministro encaja o pide irse», dijo Bolsonaro en su discurso en São Paulo, refiriéndose a Moraes. Por otro lado, el programa agitado por Bolsonaro se muestra de forma más precisa, aunque bastante abstracta, centrado en la crítica a la forma en que se realizan las elecciones, exigiendo «el voto impreso y el recuento público de los votos». El bonapartismo apareció en carteles en algunos actos: «Intervención militar con Bolsonaro en el poder».

Por lo tanto, en general, Bolsonaro demostró que aún mantiene cierto apoyo y que tiene una base social dispuesta a defender su mandato presidencial. Sin embargo, esto no es suficiente para un avance sobre las otras potencias y menos aún para la consolidación de un gobierno bonapartista. Trotsky recordó, en su discusión sobre el bonapartismo: «un gobierno que se eleva por encima de la nación no está suspendido en el aire”. El elemento central para un gobierno bonapartista sería la connivencia o el apoyo, aunque sea tímido, de la burguesía. El escenario tras las movilizaciones muestra lo contrario. En varios órganos de la prensa burguesa se utilizó ampliamente el término «golpe». En la red Globo, en la edición del Jornal Nacional del 7 de septiembre, William Bonner se encargó de repetir varias veces que Bolsonaro atentó contra la Constitución y cometió crímenes durante sus discursos. En un editorial publicado hoy, el periódico O Estado de São Paulo afirma:

«El presidente Jair Bolsonaro exhibió ayer exactamente lo que ha mostrado desde el inicio de su mandato: su irresponsabilidad y aislamiento político. Tratadas en las últimas semanas como una prioridad nacional por el Palacio del Planalto, las manifestaciones de Bolsonaro del 7 de septiembre serán interpretadas por el presidente como una prueba de que el «pueblo» le apoya, pero un presidente realmente fuerte no necesita convocar protestas a su favor o intimidar a los otros Poderes para demostrar el poder, simplemente lo ejerce. Así, Bolsonaro reiteró su debilidad, ya atestiguada por varias encuestas que indican el deshielo de su popularidad.»

En otro pasaje, el editorial afirma:

«El desprecio del presidente por la realidad del país es patente. Basta ver que, ante el aumento de la inflación y la caída del empleo, la apuesta de Bolsonaro, interesado sólo en mantenerse en el poder y proteger a su vástago y a sí mismo de la Justicia, sigue siendo atizar las tensiones con los otros Poderes y sugerir la posibilidad de una ruptura institucional. En su léxico, no hay solución».

Por ello, uno de los principales portavoces de la prensa burguesa llama la atención sobre los límites del apoyo al gobierno. También destaca el hecho de que Bolsonaro no tiene interés en resolver los problemas que enfrenta el país, prefiriendo defender su permanencia en el poder. Además, destaca el papel que cumple Bolsonaro en el mantenimiento de la inestabilidad política. Esta postura también es señalada por el editorial de otro portavoz de la burguesía, el periódico Folha de São Paulo:

«El mandatario, como se observa, se ha convertido en prisionero de la lógica de la agitación por la agitación. Debe crear un hecho a cada minuto para mantener movilizado a su círculo de idólatras. Sin embargo, no es justo que en esta vorágine canalice las energías institucionales de una nación asolada por una epidemia mortal, la hambruna y el desempleo”

El texto lo enfatiza aún más:

«Las protestas del Día de la Independencia mostraron a un Jair Bolsonaro cada vez más atado a su cuerda de fanáticos y aislado de la institucionalidad y de la mayoría de la población. El mito, como le llaman los aduladores, está refugiado en la cueva de la inviabilidad política».

Este editorial también reclama la resolución de los problemas que afectan al país, que, desde el punto de vista de la burguesía, pasa por la ampliación de los incentivos estatales que permiten mantener los beneficios de los capitalistas. Este es el programa que dos de los principales periódicos burgueses de Brasil sostienen que el gobierno de Bolsonaro debería priorizar, criticando su cortina de humo.

Por lo tanto, el balance de los actos muestra que, a pesar del mantenimiento de una cierta base política, la aventura de Bolsonaro en el feriado  no encontró apoyo entre la burguesía. Con esto, Bolsonaro gana tiempo para mantenerse en el gobierno, pero pone en riesgo el espacio de negociación necesario para impulsar y aprobar las reformas exigidas por la burguesía y las acciones de gobierno que posibilitan el flujo de recursos del Estado hacia los bolsillos de las clases dominantes. Los editores del Estado de São Paulo son claros en esta valoración:

«El gobierno de Bolsonaro es muy malo. No ha cumplido lo que prometió y no trabaja para mejorar las condiciones de vida de la población. Como se vio ayer una vez más, su táctica alcanza cotas inauditas de irracionalidad, con propuestas de tono golpista: amenazando a las demás Potencias e impugnando por anticipado el resultado de las próximas elecciones.»

Bolsonaro, aunque ha ganado un respiro para su gobierno, en el mejor de los casos mantiene la crisis institucional, sin presentar soluciones a la burguesía para la crisis económica y la tensión con los otros poderes, especialmente el judicial. Para los trabajadores, no hay otra alternativa que derrocar inmediatamente al gobierno y luchar por un gobierno de los trabajadores, sin jefes ni generales.

Bolsonaro, Moraes, la prensa burguesa o los representantes de la patronal, a pesar de las diferencias inmediatas, son aliados en la explotación de los trabajadores y la destrucción de derechos. Los liderazgos de la izquierda reformista siguen intentando llevar el descontento de la población a los canales institucionales, aunque eso signifique defender a los ministros del STF y aliarse con la derecha que critica coyunturalmente a Bolsonaro. Los trabajadores sólo pueden contar con su fuerza, fortaleciendo sus organizaciones y poniendo en el horizonte el derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here