13 deseos de año nuevo para cambiar la suerte

0
108

Estos son tiempos difíciles que ponen a prueba la fuerza del espíritu. Tiempos para rearmarse y reentender nuestras luchas como una no-claudicación de los sueños. Horas para templar el espíritu como quien templa su espada para esas luchas duras que vienen. Luchas contra quienes intrigan, calumnian, hurtan, asesinan… contra quienes mienten, traicionan, humillan y extorsionan… contra quienes quieren vernos deprimidos, agotados, agobiados… contra quienes quieren vernos débiles, frágiles, inmóvilesviles… contra la depresión, la indiferencia y el inmovilismo. Estos son tiempos difíciles que ponen a prueba la fuerza del espíritu. Tiempos para rearmarse y reentender nuestras luchas como una no-claudicación de los sueños. Horas para templar el espíritu como quien templa su espada para esas luchas duras que vienen. Luchas contra quienes intrigan, calumnian, hurtan, asesinan… contra quienes mienten, traicionan, humillan y extorsionan… contra quienes quieren vernos deprimidos, agotados, agobiados… contra quienes quieren vernos débiles, frágiles, inmóviles… contra la depresión, la indiferencia y el inmovilismo.

Estos son tiempos buenos para vencer la miseria, los usureros, mercachifles y traidores. Hora en que aunque nada esté todavía solucionado, estamos en el camino y en pie de lucha. A pesar de la pesadilla neoliberal, las deudas externas, los empresarios y los banqueros… a pesar de la violencia financiera, la dictadura monetaria, el terrorismo fiscal… no será posible derrotarnos.

En estos tiempos no creamos en discursos de mercenarios, no creamos en las ilusiones del buen burgués, no creamos en las “buenas voluntades” de algunos comerciantes, no creamos en la simpatía de ciertos empresarios… no creamos en la palabrería doctoral. Estamos hartos de este circo brutal especialista en fabricar impunemente miseria y payasadas. No creamos en la “doble moral” que se auto elige como modelo para los súbditos. No creemos en la moral de los que ponen una cara en el negocio y otra en casa. No nos gusta cómo se vive, queremos que vivan mejor todos. Queremos un año nuevo con una vida nueva. Para todos.

Este año nuevo deseamos a quienes nos quieren y a los que no (o no tanto):

1) Trabajo fértil, feliz, seguro y bien pagado.
2) Amor honesto, divertido, poderoso y creativo.
3) Salud física y mental, duradera, productiva y reproductiva.
4) Inteligencia libre, comprometida con la libertad y la justicia que no acepte la explotación ni la esclavitud.
5) Unidad entre todos, amigos, parientes, socios, compadres, gremios, pueblos y parejas.
6) Reconciliación con lo mejor de la humanidad, superación de las pesadillas económicas, confianza en la fuerza humana organizada.
7) Éxito sin exitismo. Éxito sin pedantería, sin petulancia sin triunfalismo. Éxito que dé éxito a otros, con humildad sincera que es el único éxito real.
8) Descanso… que todos tengan descanso, paz, distensión, vacaciones, diversión inteligente y mucha energía nueva.
9) Estudio, capacitación, aprendizaje. Intenso, nuevo, refrescante, emocionante, lleno de futuro.
10) Reconocimiento y respeto por el trabajo, esfuerzo y contribuciones en la mejoría de lo propio y lo ajeno.
11) Ganas de luchar para que la cosa cambie, para que nuestra suerte mejore, para un futuro menos incierto, para que no nos venza la depresión.
12) Poesía para todo, mucha poesía… desde las sábanas hasta los fideos, desde los libros hasta las charlas, desde lo íntimo hasta lo público… todo y viceversa para siempre.
13) Buena suerte, encanto, ángel, charm y todo lo que signifique ese toque, ese algo azaroso real, mágico, fantástico y maravilloso que hace de la vida, además de moléculas organizadas… eso que hace objetivamente, materialmente, que aquí y ahora, merezca la pena vivirse.

De corazón, feliz año nuevo a todos, sin ironías y sin falacias. De pensamiento, palabra, obra y acción militante. Salud.