Rusia: Censura, arrestos y amenazas – Putin combate a los “traidores nacionales”

0
144

Hemos recibido este informe sobre la creciente represión dentro de Rusia, a medida que la «operación especial» (es decir, la guerra en Ucrania) se prolonga. Incluso la más leve crítica a la invasión está siendo censurada, bajo pena de arresto y encarcelamiento. Las fuentes de noticias independientes y las plataformas de medios sociales están cerradas, y cualquiera que exprese desaprobación de la guerra es etiquetado como un «traidor nacional».

Estas medidas son un signo de la debilidad del presidente Vladimir Putin, no de su fuerza, y solo harán que se acumule el resentimiento de las masas. 

En el mes transcurrido desde el inicio de la guerra en Ucrania, más de 15.000 manifestantes han sido detenidos en Rusia. «¿Guerra?» Será mejor que olvides esa palabra si está en Rusia para que no te enfrentes a una multa o arresto por mencionarla públicamente. Si te atreves a violar la ley pertinente más de una vez -por ejemplo, saliendo con un cartel pidiendo la paz- te enfrentarás a cargos penales. Incluso si tu cartel es un pedazo de papel completamente en blanco, te enfrentarás a una detención segura.

Incluso los transeúntes al azar que viajan al centros de la ciudad el día de las protestas para gastar sus rublos que se deprecian rápidamente corren el riesgo de ser detenidos. No hace mucho tiempo, todas las restricciones contra el COVID-19 dejaron de funcionar milagrosamente, con la excepción de una: la prohibición de eventos políticos de masas. A muchos incluso se les está diciendo que se quiten las mascarillas protectoras – ¡de repente, los «traidores nacionales» se esconden detrás de ellas!

En uno de sus discursos en el curso de la «operación especial», Putin habló sobre el peligro de estos «traidores nacionales», que «mentalmente… no están con Rusia». Y, de hecho, un gran número de personas – opositores, pero también miembros de la intelectualidad que sienten que se enfrentan al peligro de quedar retenidos o que ya no desean ser asociados con las acusaciones en curso – están abandonando apresuradamente su vida establecida en Rusia. Entre ellos, laspersonas más ricas parten hacia Europa, mientras que la mayoría de los demás parten hacia Georgia y Armenia. Periodistas, especialistas en tecnología de la información, pequeños empresarios, etc. – unas 50.000 personas han abandonado Rusia solo hacia estos dos países. 

En la pequeña Armenia, con una población total de sólo 3 millones, ¡los emigrantes de Rusia ya representan el 1 por ciento de la población! Pero incluso salir del país ahora puede ser difícil. De la frontera de los servicios especiales están surgiendo bastantes informes que someten a interrogatorios persistentes a quienes abandonan el país. Están mirando a través de sus correspondencias personales y mensajes instantáneos, y cuando encuentran algo indicativo de oposición, se les impide salir.

Se están introduciendo medidas restrictivas dirigidas a las personas con doble ciudadanía o permisos de residencia en «países hostiles». Se les prohíbe, por ejemplo, comprar o vender libremente bienes inmuebles. Y aquellos con pasaportes ucranianos que se encuentran en Rusia por trabajo o estudio también están siendo objeto de persecución policial. Es común que las puertas de las viviendas de los opositores de la guerra estén empapadas de inscripciones insultantes («aquí vive un traidor», etc.). En algunos casos, la policía ha golpeado, intimidado y maltratado a los detenidos.

Probablemente no haya una sola área en Rusia libre de la política de intimidación, o donde los estudiantes, empleados del sector público, científicos, etc., no se enfrenten a exigencias de que expresen su apoyo a la «operación especial» de una forma u otra. Si bien los líderes de la Iglesia Ortodoxa rusa apoyan plenamente la guerra, allí donde algunos sacerdotes ortodoxos han condenado tímidamente el actual derramamiento de sangre en sus sermones, también han sido condenados como enemigos del Estado.

Sin embargo, el mayor golpe ha recaído en los medios de comunicación independientes. Emisoras de radio conocidas (Eco de Moscú) y canales de Internet (Lluvia) han sido cerrados. Los portales de noticias (Medusa) están bloqueados, otros se han visto obligados a cerrar por su cuenta (Znac.com) o a imponerse una estricta autocensura (Novaya Gazeta) e incluso eliminar sus materiales. La razón oficial que se da es la llamada “ley de noticias falsas”, según la cual está prohibido declarar versiones de acontecimientos actuales que difieran de los datos oficiales del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia. En el momento de escribir este artículo, ya se han iniciado siete casos penales, principalmente debido a mensajes en las redes sociales.

Pero incluso dentro de los medios progubernamentales hay signos de descontento. Una empleada de Canal Uno se hizo famosa cuando apareció en vivo en el aire con un cartel contra la guerra. Naturalmente, también fue etiquetada como «traidora» por su ahora exjefe (según él, se puso en contacto con la Embajada británica en la víspera de su acción y recibió dinero de ella).

Sin embargo, los traidores nacionales no solo aparecen en los medios de comunicación de la oposición, sino también aparentemente en las redes sociales extranjeras. La respuesta a las sanciones internacionales a gran escala al gobierno ruso ha sido sancionar a su propio pueblo. Bloquear Instagram y Facebook, con decenas de millones de usuarios, ha privado a los rusos no solo de la oportunidad de compartir fotos y pensamientos valiosos, sino también de fuentes de ingresos para muchos de los productores autónomos y pequeñas empresas (especialmente en las regiones del sur, donde el desempleo es alto). Tales acciones seguramente causarán indignación entre capas anteriormente apolíticas. En la red social rusa Vkontakte, varias comunidades han sido bloqueadas, incluidas las de la izquierda, por condenar la continua agresión militar rusa.

Era común que los activistas sindicales se agitaran en las entradas de las fábricas, pero eso ahora se ha vuelto peligroso. Incluso la simple distribución de octavillas con un llamamiento a afiliarse a un sindicato puede resultar en detención y palizas en el departamento de policía.

La creciente represión de Putin contra la oposición no es un signo de fuerza, sino de debilidad. Han aparecido sitios web dedicados a enumerar a los “traidores nacionales”, entre los que también se enlistan figuras de izquierda. El gobierno insta abiertamente a la población a denunciar a la policía a los que expresan su desaprobación a la “operación especial”. Este es un fenómeno repugnante para el pueblo ruso, que recuerda las prácticas de denuncia y arrestos del período estalinista.

Pero a pesar de las represiones y la propaganda frenética de los medios de comunicación, no hay histeria patriótica como la que arrasó Rusia durante la Primera Guerra Mundial, o incluso el tipo de euforia que vimos después de la anexión de Crimea en 2014. Según las encuestas, el 70 por ciento de los jóvenes en Rusia no aprueba la «operación especial» – este es un número muy grande.

Con el fin de crear la ilusión de apoyo, las autoridades están utilizando métodos burdos y burocráticos que sólo repelen a la gente. Tarde o temprano, la burbuja de información –en la que las valientes tropas rusas están liberando a Ucrania de los nazis, en emulación de la hazaña de sus bisabuelos– se disipará. Entonces las masas tendrán que mirar con ojos sobrios una nueva realidad: pobreza, falta de derechos, mentiras, aislamiento y desprecio del mundo entero. Y estos problemas exigirán una solución.

El régimen de Putin, que es directamente responsable de esto, es capaz de llenar las prisiones de «traidores nacionales». Pero, ¿es capaz de resolver las cuestiones económicas y políticas candentes de las que depende la existencia misma de Rusia? Existen serias dudas al respecto, por decir poco.